Cátedra Procesamiento de Datos. Versión -4.0
  Inicio | Programa | Teóricos | Prácticos | Saber Más | ¿Quiénes Somos?

Subsecciones

Convenciones
Qu es un weblog
Cmo se usa el weblog. Manual del MT
Enlace externo Enlace externo
Abre el enlace en un popup Abre el enlace en un popup
Enviar un mail Enviar un mail
   

Buscador


Sitios Favoritos Enlace externo

Archivo

El Libro
Alejandro Piscitelli
ISBN: 8497840607
Gedisa - 2005
 
InternetPiscitelli10.jpg


powered.gif
Est�s en: Inicio > Las Clases > Teórico nº 7. Objetos indóciles. (Martes 25 de Septiembre de 2007)
Teórico nº 7. Objetos indóciles. (Martes 25 de Septiembre de 2007)
01.10.2007

banelco.jpg
Cajero electrónico

Postmodernidad, tardomodernidad, modernidad tardia, neomodernidad, hipermodernidad, sobremodernidad... muchos nombres pero cuantas veces nos terminamos peleando con el cajero electrónico, tratando que acepte una transferencia digital, como si fuera un cajero de carne y hueso!

Si uno pudiera explicarle a un cajero humano en esos momentos en los que se necesita el dinero quizás todo sería mas fácil. Uno podría darle argumentos y si él comprendiera la lógica (lineal) de nuestro relato, quizás aceptaría el pago. Pero uno esta frente al cajero electrónico. Solo acepta nuestros movimientos (aprete aquí y allá) y nuestras cifras.

En su violencia comunicacional, un cajero electrónico admite solamente a un usuario intercambiable, que le provea información aquí y ahora, sólo cuando lo pide, sin interesarle si somos un conjunto de células o de bytes: simplemente somos su objeto momentáneo.

Problemas técnicos nos impidieron ver las diapos del teórico en el aula, acá abajo podrán seguir algunas de las ideas con las que se hilvanó el recorrido.

La pregunta que nos hacemos hoy es cómo vivimos en un mundo atravesado por lo digital?.

Enviamos emails, bloggeamos, mandamos el archivo del currículum, usamos SMS, nos encontramos a chatear, copiamos y pegamos desde wikipedia, llevamos el reproductor de mp3 a todos lados....

Conocemos y hacemos cosas, vivimos, pero sobre todo le damos sentido a ese vivir.

En un de las primeras diapositivas pueden ver una vasija que tiene miles de años, sin embargo notarán la preocupación del que la construyó por dejar registrada una escena, un modo de estar en el mundo, que incluye una barcaza y quizás una situación de pesca.

En otra pueden ver la representación de Adán y Eva en una primitiva iglesia cristiana, ofreciéndose también como una escena donde los creyentes podían reflejarse y dar sentido a su vida.

En definitiva: las ciudades que habitamos, los zapatos que nos calzamos, los jardines que cuidamos, lo que dibujamos en los templos, cómo nos transportamos, actuamos o cómo investigamos adquiere un sentido para nosotros y recibe un sentido desde nosotros que define un modo de vivir.

Entonces, una arqueología de nuestras percepciones, aún de imágenes expresionistas chorreadas de Pollock (Ritmo de Otoño, de 1950)
nos pueden servir de pistas para entrarle a esto que nos perguntamos con Lash y que es ¿Cómo vivimos en este planeta de objetos inteligentes?

Los Objetos lashianos

Scott Lash explica este entuerto a su manera, que es la de la relectura de otros autores pero con su propio prisma: la sociedad industrial nacional (plantea) a sido bruscamente sacudida y convertida en una socidad global de la información y lo mas importante es que han caído los trascendentes (incuestionables) y su espacio ahora lo ocupa lo inmanente.

Por si fuera poco para empezar, ha cambiado una forma de vida, una "episteme" para Foucault; es como si la cultura hubiera pasado del otro lado del espejo: un sistema orgánico, sólido y estructurado de producción a rotado a una retícula fluida de objetos (inmateriales en buena medida) circulantes, a un modo de información.

Resumamos el esquema de Lash:

  Sociedad  industrial Sociedad de la información
Poder propiedad, explotación control simbólico, exclusión
Nivel nacional global
Régimen lineal, escritural discontinuo, hipertextual
Quien lector, audiencia, publico usuario, autorizado
Estrategia argumento violencia simbólica
Medio libro, film, pintura byte
Mediado discurso publico, periodismo tecnopaisaje
Mediante Representación Presentación
Temporalidad Siglos, milenios Segundos, horas
Soporte Texto neobjetos
Contenido universal/particular acontecimiento instantáneo
Autonomía Subjetiva objetiva
Relaciones internacionales interciudades globales

infierno.jpgMe acuerdo que de chico me enseñaban que los pobres iban al cielo y los ricos al infierno: el Poder ya no necesita de esos espejos invertidos. Hasta Foucault se quedaba corto al postular la resistencia como reticular, para Lash el mismo Poder es hoy una red, una trama, nodos conexionados.

Se trata entonces de pensar en performatividad, presencia, circulación, flujo.

Información para detectives del conocer

En un misterioso cuarto amarillo y vacío alguien aparece colgado de un techo alto. Nos preguntamos: ¿como pudo subirse hasta ahí si las puertas están cerradas por adentro y no hay ninguna escalera, ni sillas, ni mueble alguno?

El asesino no pudo salir, porque las puertas así lo indican... pero el suicida no podría haber llegado hasta la soga, porque el techo esta muy alto... como se resuelve este crimen?

Se resuelve pensando en nuestros propios supuestos, cuando comprendemos que se ha subido a un hielo y que luego éste se ha derretido: se trata de un suicidio. Es decir, las cosas empiezan a aclararse cuando pensamos en flujos.

¿De donde viene eso de ser una persona sólida?

Volviendo a Lash, vivimos una sociedad de flujos y estos flujos de informaciones aceleradas y comprimidas que nos bordean escapa a la reflexividad, es como cuando miramos algo con mucho detenimiento, cuanto mas acercamos el ojo a nuestro objeto mas complejo lo descubrimos, mas opaco.

La información que extraemos al mundo se comprime, se acelera y se suelta de toda continuidad: el Poder (que aprende rápido por cierto) se ha vuelto nómade, vivencial, flexible: estamos frente a un modo informacional, el control es informacional, no discursivo.

¿Es posible una crítica trascendente? se pregunta Lash, ¿podemos succionarle a las grandes verdades pequeñas comprensiones de lo singular? Dice que no, que deberíamos reformatear la critica, haciéndola inmanente, contingente, fluida.

Monstruos, objetos malos y objetos muertos

tren.jpg
Boletero electronico

Lash dice: ahí donde había estructuras ahora hay flujos. Fluidos hechos de signos, medios, migrantes, dinero, tecnología, objetos. Digamos que se trata sobre todo de objetos, objetos informacionales.

Es que mientras cambiábamos a la tecnología no nos terminábamos de avivar que ella iba cambiando nuestra vida y nuestra forma de vivir la vida, que es simbólica.

Navegamos una ciudad llena de gigantografias y una Web repleta de banners. LLevamos amuletos en los bolsillos, llaves, celulares, papelitos, monedas. Cada uno portando su diseño, su dirección, su sentido y hasta una utilidad a decodificar.

Los cuerpos de la televisión nos llevan hasta la fila de las cirugías estéticas, pero nos nos operamos realmente, vemos las operaciones a distancia, en los programas médicos. La noticia (cualquiera), aunque ya la escuchamos miles de veces y hace años es la misma sigue insistiendo a mas velocidad, golpeando cada vez más rápido: procesar semejante aceleración de objetos alejados de nuestra experiencia sensible es un verdadero desafío a la capacidad de reflexión, a nuestra reflexividad.

Seores distinguidos y respetables pasajeros, en esta oportunidad...

A veces uno se siente objeto. Y con razón. Y a los objetos les debe suceder los mismo: si la clase media adquirió sus derechos en el siglo XVII y las mayorías en el XIX, cuales son los derechos que se les deben a la cafetera del siglo XX? Tenemos derecho a maltratar una heladera? Puede descansar un taxi?

Scott Lash se va metiendo en el asunto de la autonomía de los objetos con algunas constataciones: como en googlemap, sus objetos comienzan a aplanarse, discontinuarse y se hace necesario elevarse para cartografiar algo de lo que esta pasando. Palpar el mundo informacional desde los satélites.

Su base es la tripartición hegeliana: tesis, antítesis y síntesis se traducen ahora en tres tiempos. El tiempo premoderno, de la Iliada o los mayas donde lo cíclico asegura el retorno de todo lo bueno, el tiempo moderno de las causas y los efectos, donde las seguridades deben ser construidas paciente y científicamente y el tiempo digital, postcausal, indeterminado, donde todo se vuelve inseguro, contingente, indeterminado.

Desde ahí intenta una conceptualizacion de los objetos, a partir de Bruno Latour, Paul Virilio y Walter Benjamin para luego llevar agua hacia su molino, el cual es decir que no hay posibilidad de una critica de la información trascendente.

Me repite la pregunta?

Primero tendríamos que ver que tienen los objetos para decirnos. Kant ya había explorado el asunto, proponiendo que los objetos tienen una opacidad radical que impiden que aceptemos juicios determinados sobre ellos. Solamente podemos (según Kant) mantener una actitud respectuosa, reflexionante y que parta de la aceptación de nuestras propias limitaciones.

polen.gif
polen

Tomemos como ejemplo una minúscula partícula de polen. Pongámonos en el microscopio. Por mas que agudicemos nuestra vista al máximo, lo único que logramos, aumentando el lente del microscopio, es descubrir que las cosas son mas y mas complejas, son, diríamos hipercomplejas.

Es decir, cada vez que avanzamos mas con las tecnologías y las teorías sabemos menos, todo se nos escapa.

Como se la rebuscaron entonces los primeros científicos modernos para hacer hablar a los objetos?

Crearon laboratorios y tres supuestos:

1 las cosas son la naturaleza (reino de los objetos)
2 la cultura es lo humano (reino de los sujetos)
3 naturaleza y cultura son como el agua y el aceite, no se mezclan nunca

En castellano diríamos: hay dos polos, la naturaleza y la cultura, completamente separados.

Lo que Latour llama la constitución moderna necesita para funcionar de unos mediadores (laboratorios) que hablen por los objetos, se necesita de un trabajo de mediación.

Este trabajo del laboratorio ha de ser de purificación constante e inmediata, haciendo proliferar más tipos de mediaciones y más procesos de purificación que den más leyes del universo y herramientas técnicas.

Ahora sucede que este proceso destila y oculta un alistamientos de cuasi-objetos por un lado y cuasi-humanos o cuasi-sujetos por el otro. Objetos con cierta inmanencia y sujetos con algo que los trasciede y los deshumaniza.

El mosaico de cuasis se congrega en lo que Latour llama Tercer Reino de sujetos purificadores y objetos híbridos inmanentes.

El que calla no otorga

El Tercer Reino es la red de actantes. Un actante es por ejemplo un compás. El compás juzga (mide), envía esa medición y triangula, es decir va tejiendo un morfismo. Agrega, multiplica pero a la vez cobran un peaje por cada envio. Se va generando una topologia, redes con reglas sociotécnicas. Mosaicos de diferencias, caleidoscopios.

Esto es lo que Latour llama mediación o tejido de morfismos, que puede ser realizada por cuasiobjetos o cuasipersonas: seleccionar diferencias, pasársela a otro actante cobrando la aduana de la propia existencia y tejer otra puntada de la red, de la trama.

Demos otro paso con Latour: los objetos, en si mediadores por lo expuesto arriba, son frutos de otras mediaciones, es decir son mediados, mediados por otras mediaciones, que a su vez son resultantes de luchas de intereses, de pases otorgados oportunamente.

Algunos Nodos son mas iguales que otros

Se va consntituyendo así una red, que acumula archivos, medidas, tiempos, procedimientos. Esta red tiene como troncos principales, posindustriales, globales, supervisados por cuasi-sujetos que controlan la proliferación de cuasi-objetos generados como consecuencia de esta supervisión reflexiva.

Así la sociedad va produciendo estabilidad progresivamente, en la medida que es necesaria, porque los objetos híbridos son recursos del pasado que moldean el presente. De la recolección minuciosa de causas y efectos se destilan matrices de seguridad: liberalismo o ubamarxismo son las caras de la misma moneda que intenta comprar un tiempo imposible.

Para Latour nunca fuimos modernos, siempre fuimos posmodernos en este tercer reino, el reino medio ahora multiplicado en un tecnopaisaje creciente de máquinas inteligentes, soja transgenica, bases de datos, robots afectivos, webcams, travestis y p2p; híbridos de la naturaleza y la cultura, del signo y el objeto.

Pero si para el romántico Latour los objetos son bienes, para Paul Virilio son males.

Virilio, como McLuhan, es cristiano y ademas a sufrido en la niñez la ansiedad de la guerra total.

La Segunda Guerra es para Virilio una de más, una larga serie que se inicia con el primer asedio sobre la polis griega, donde todo estaba en orden. Allá lejos y hace tiempo estaban los objetos hibridos de Virilio: las esculturas en la polis, rodeadas de murallas, alejadas de las catapultas.

Veamos este escenario con un poco de detalle: al fundar una ciudad se convertía un espacio en un lugar y en ese lugar es donde las casas podian ser ahora hogares, donde se podia generar un pensamiento critico para discutir luego en el agora, un agora donde estaban los vivos acompañados por las esculturas de los muertos, sepultados fuera de las murallas.

Más alla de las puertas de la ciudad (puerta viene de portar el arado al momento de dibujarla circunferencia de la muralla protectora) esta el mal, la muerte, la desorganización, la entropía.

Para Virilio los males, los objetos-males rodeaban la ciudad pero la Modernidad acabó con todo: los ocupantes fueron sorprendidos dormidos y la ciudad fue abordada, destruyéndose el lugar, que se convirtio en espacio y el espacio en tiempo, la politica en estrategia, el entierro en morgues judiciales, el sujeto (muerto) en performador performado (vieron las caras en el subte?) y el objeto, vacio de sustancia, en un puro accidente.

Buenso Aires es lo que queda de una ciudad invadida por la velocidad, diría Virilio.

En tanto accidente los objetos moviles, vectores de velocidad, avanzan entonces sobre los restos de la ciudad destruyendo todo lo que encuentran, convertidos en tecnologias del mal: el cuerpo es ahora un vehículo de velocidad y todas las máquinas son máquinas de guerra. La economía es la mejor forma de guerra, hay que acopiar, armar, ahorrar. Miles de proletarios listos para ir a Vietnam o Afganistan o las Malvinas.

Sin embargo las Malvinas eran vigiladas por satélites, la forma final de la guerra veloz. Los militares aprendieron de los cineastas y generaron dispositivos de visión: la bomba inteligente observa, mide, apunta. Todo debe moverse. Esta prohibido detenerse. El centinela abrira fuego, decía la pared.

La guerra se llama ahora máquinas de vision. Entonces, en esta fase final de la guerra total ya no somos ni nos prolongamos en tanques, ni en jeeps, ni en lanzagranadas, somos cámaras, intercambiables, cámaras que deben mejorar.

Las camaras son terminales, son híbridas. Se desenrosca y en su lugar se pone otra. Ya no queda ninguna fisura donde esconder el juicio reflexionante: no puede representarse porque solo hay tiempo real, en vivo, señales pasando que anuncian nuevas destrucciones mayores.

Es el fin de la foto, el cine y el libro: todo se trascribe en infografias útiles. Los objetos no solo pierden su sustancia, pierden su materialidad, se vuelven virtuales.

Acontecimientos indóciles

Virilio dice en "Un paisaje de acontecimientos" que el siglo XIX invento las clases de velocidad. Estas clases-desigualdades infiltraron distintos campos, entre ellos el turismo.

Cuanto más rapido viajes será mas caro. Hoy es mas caro un avión que un tren, pero caminar es mas barato, aunque mas lento. Si somos pobres se nos castiga con un alejamiento mas lento.

Pero... de donde salimos tan desesperados?
tren4.jpg

Escapamos de la Buenos Aires en llamas, del disgusto de la ciudad que maltrata.

Vamos a Mar del Plata, la rambla, la plataforma: las primeras oleadas de bañistas llegaron hace mas de un siglo a pasear sus lujos, su escuadra de sirvientes. Construyeron pequeños palacetes pero sobre todo vias férreas. Mu ferreas y sólidas. Pero ahora estamos en la era de los fluidos.

El viaje en tren adquirió algunas características que hoy nos son obvias: cuanto más rapido mas caro, cuanto mas lejos de la ciudad mejor. Hoy un micro "lechero" que para en todos los puestos intermedios, es mas barato.

A diferencia de los griegos, que expatriaban a los culpables, el turista frances de 1900 se aleja profilácticamente de la ciudad inhabitable, enfermante. Paris enferma. Buenos Aires tambien.

El balneario, ya sea para surfear o para hacer la plancha, celebra la inutilidad, la emigración. Los cuerpos atrofiados, con las horas contadas por la velocidad, son enviados como paquetes a lugares propicios para su regeneración.

Virilio nota también que el lugar turístico, alejado, comienza a acercarse. Cada vez mas canchas de tenis y locales de entretenimiento, mas sitios no industriales: si hacia 1930 los conciertos deben hacerse al aire libre y todo los cuerpos son puestos al aire libre hoy en Tokio uno puede asolearse en arena artificial, en un domo cubioerto de nieve.

Pero lo que va a la larga viene. La tecnología del tren ha vuelto obsoleta a la ciudad. Ahora el turismo es piquetero y en la medida que el balneario invade cada zona libre de Buenos Aires miles de turistas del mundo vienen a colonizarla. Los holandeses pagan por vivir en Fuerte Apache.

Si el espacio se comprimía con los viajes en tren y mas en el avion, ahora, propone Virilio, el espacio se ha anulado, se ha esfumado convertido en ondas-puntos de luz, solo capturables por las camaras. Colapsó.

Cada día somos registrados unas 300 veces por las camaras de la ciuduad. La inutilidad de una vida en tren infecta las nuevas estaciones que son ahora los telepuertos, los servidores, los routers.

Objetos muertos

Para Lash, Latour y Virilio merecen una corrección, porque tanto en uno como en otros se ha perdido la hermenéutica. Porque si bien ambos pueden describir la proliferación y despliegue de los objetos, poco pueden decirnos de como interpretarlos, que decimos cuando hablamos de objetos.

Introduce aca a Walter Benjamin queustedes conocen bien de otras materias. Benjamin es heredero de una cultura protestante, esa que dice que Dios ya ha decidido por nosotros, solo podemos dejar que los objetos (imágenes, procesos, casas, chips, autos, sistemas operativos, fabricas, logicas, oficinas, etc) muestren, mejor dicho trasparenten si el destino nos ha elegido o no.

Para Benjamin la modernidad posluterana es un mundo de objetos muertos, el mundo mismo es un paisaje muerto, la naturaleza no tiene ninguna espiritualidad ni la historia significado.

Solo queda vagar melancólicamente en la chatarra, buscando superestructuras de significado, intentando inútilmente recuperar lo irrecuperable, avanzando hacia un horizonte siempre alejado, alejante, desoladamente.

Para Lash el dualismo de la epistemología escritural se desvanece en el monismo radical de los objetos tecnologicos. Objetos diseñados a si mismos por sujetos diseñantes diseñados.

Las cosas son cada vez mas complejas (era evitable?) y para Lash podemos renovar una posicion reflexiva a condición de que asumamos que las topologías que nos regulan no son sociales sino comunicacionales y los flujos de imágenes, símbolos y expresiones son la base de la reflexividad cognitiva.

Mario Lucas Kiektik Sullivan

Publicado por Mario K el Octubre 1, 2007 04:19 AM | TrackBack
Comentarios

Por favor cuidado con las faltas de ortografía, no está puesto prácticamente ningún acento.

Publicado por: a Abril 25, 2006 10:39 AM

Este exto me permite dar una mirada general de lo que estos autores plantean, estoy investigando porque tengo que hacer un trabajo de la universidad y bueno escuche de Latour. Me gusta esa forma de ver la vida social, pero yo me cuestiono a mi misma el querer acomodar lo que veo a esta teoría. sobre todo si tengo pocos elementos teóricos. Mi tema trata sobre los grupos de meditación budista en Lima, y me pregunto si estasa personas siuenten algo de lo que el texto describe, cuestiones como "performadores performados" y lo del subte, claro!, automatas practicamente, pero es sólo esto lo importante, o como dice RORTY será que debemos buscar la mejor filosofía, como forma de vida y no la VERDAD...
me gustaría alguna respuesta a esto
chau

Publicado por: Alejandra Castro a Mayo 23, 2007 10:36 PM

Sobre como los blogs ya forman parte de nuestras vidas: un ejemplo de como sirven de alguna manera para contribuir a la lucha social: una nota de Clarín, titulada "El blog como nuevo medio para reclamar justicia" y casos emblemáticos de argentinos presos en España.
Espero q sirva!
j.
http://www.clarin.com/diario/2007/02/13/um/m-01362965.htm

Publicado por: Jimena Rosli a Octubre 1, 2007 10:18 PM
Haga un comentario