Cátedra Procesamiento de Datos.
  Inicio | Programa | Teóricos | Prácticos | Saber Más | ¿Quiénes Somos?

Subsecciones

Convenciones
¿Qué es un weblog
Cómo se usa el weblog. Manual del MT
Enlace externo Enlace externo
Abre el enlace en un popup Abre el enlace en un popup
Enviar un mail Enviar un mail
   

Buscador


Sitios Favoritos Enlace externo

Archivo

El Libro
Alejandro Piscitelli
ISBN: 8497840607
Gedisa - 2005
 
InternetPiscitelli10.jpg


powered.gif
Estás en: Inicio > Periolectivo > La información: un bien social y colectivo
La información: un bien social y colectivo
25.11.2005

La perspectiva única de los medios informativos tradicionales ha entrado en crisis y una nueva voz disonante se suma la larga lista de quienes cuestionan los verdaderos intereses de quienes se adjudican la construcción de la “agenda diaria de la realidad”.

La estructura jerárquica y piramidal de los medios de información esta en el centro del cuestionamiento. Un lector más activo busca participar en la realización de una nueva manera de informar e informarse sin mediación de loTeclado2.gif
que autores, como Tim Rosentiel y Bill Kovach en su libro The Elements of the Journalist, denominan “autopromoción comercial disfrazada de noticias”. El otrora modelo de informar de la prensa tradicional es dejado de lado por esta nueva legión de “nuevos periodistas” que intentan socializar la información de otra manera.
Siguiendo la reflexión de Rosentiel y Kobach ellos sostienen que: “Cada vez que se presentó un cambio social, económico y tecnológico, ocurrió una transformación en las noticias. Esto pasó entre 1830 y 1840 con el advenimiento del telégrafo; entre 1880 y 1890, con una caída de los precios del papel y una ola de inmigración; entre 1920 y 1930, con la radio y el aumento de los chismes y la cultura de la farándula , y entre 1950 y 1960, con la guerra Fría y la televisión. La llegada del cable, seguido por Internet y las tecnologías móviles, ha traído el más reciente revolcón en las noticias. Y esta vez incluso, el cambio en las noticias puede ser más dramático.
La red esta propiciando que cada uno pueda ser un “reportero” en potencia sin necesidad de pertenecer o trabajar en un medio periodístico que filtre y presione sobre la información que pueda llegar a publicar. La figura del “despótico y poco querido editor” deja de ser necesaria, su función sólo se vuelve funcional en una estructura periodística obsoleta. La información en el periodismo participativo se convierte en un bien social compartido por una comunidad cada vez más numerosa.
A.J. Liebling expresa en “Simpsons Contemporany Quotations”: “La libertad de prensa es garantizada sólo a aquellos que la poseen”. “Ahora, millones la poseen”. Esta “democratización de la información” desplaza de su pedestal de intermediario exclusivo a la prensa “institucional”. Esta ya no se encuentra en un lugar indiscutido como “filtro necesario” de las noticias que luego serán publicadas e intentaran formar la agenda, que desde las primeras paginas buscaran impactar en la apreciación de los lectores. Surge una nueva forma de realizar periodismo, de una manera más mucho más colectiva, democrática y plural, sin tantas ataduras ni ligazones a intereses que resultan poco claros y que no responden al bien común de la sociedad.
Esta opción que surge en la red y que día a día crece sin poder determinar fehacientemente su magnitud reemplaza a “el medio” para imponer “El Nosotros el medio”, un proyecto más colaborativo y más representativo y más democratizador. Estoes la esencia y la razón de existencia del periodismo participativo.
“El Periodismo participativo: es el acto de un ciudadano o grupo de ciudadanos que juegan un papel activo en el proceso de colectar, reportar analizar y diseminar información. La intención de esta participación es suministrar la información independiente confiable exacta de amplio rango y relevante que una democracia requiere.”
Las nuevas tecnologías de comunicación modifican los contratos de producción y lectura de la información. El limite entre Lector – Autor se desdibuja y abre camino a la producción colectiva.
Se abandona la estructura jerárquica de las corporaciones informativas tradicionales para pasar a una red social “punto a punto” donde los participantes tienen la posibilidad de producir la noticia. El lector deja de tener un rol meramente pasivo para pasar a tener un rol activo en la misma producción de la noticia. El lector es coautor, editor, diagramador y distribuidor.
De este modo en el medio confluyen diversas perspectivas, ya no hay una línea única a seguir. Los que utilizan la red se encuentran con una amplia gama de opciones a la hora de informarse. La ideología del medio no es dominante, es el usuario de los nuevos medios quien decide que y como decirlo.
En palabras de Rheingold la red implica una nueva forma de organización. Los nodos y enlaces brindan diversas rutas posibles. La circulación de la información de un enlace a otro esta autorregulada. El autor, para desarrollar la idea de Multitudes Inteligentes recurre a la analogía que propone Wheeler entre relaciones sociales y sistemas de enjambre. Wheeler denomina “propiedades emergentes” a la capacidad de la colmena de realizar colectivamente las tareas que no podría realizar por si sola un solo miembro de la comunidad porque carece de las facultades necesarias para ejecutarla. Estos sistemas de enjambre poseen cuatro características fundamentales:
• Ausencia de control centralizado impuesto
• Naturaleza autónoma de las unidades.
• Alta conectividad entre las subunidades.
• Causalidad en red no lineales de iguales que influyen en iguales

Estas características pueden observarse en el Periodismo Participativo. En la producción de noticias colectiva, como ya habíamos mencionado, el poder está descentralizado. Cada individuo es productor de contenidos en forma autónoma, y establece enlaces con el resto de la comunidad para enriquecer, comparar o debatir su publicación.
De todos modos, aparecen distintos grados de control y sanción para asegurar la calidad del contenido informativo. En sitios como Barrapunto o Wikinews donde la creación es ampliamente colaborativa, existen editores que tienen la tarea de determinar si las notas son pertinentes, y deciden cuando una nota no debe ser publicada. Hay que destacar que estos roles son establecidos, democráticamente, por el conjunto de la comunidad: los usuarios asignan una puntuación a las publicaciones del resto de los miembros, confiriéndoles mayor prestigio. ecosistema_digital_foti.jpg
Este modo de comunicación horizontal se estructura a partir del hipertexto, que por su naturaleza implícita lleva al usuario a participar e interactuar activamente. De este modo la pluralidad de voces en escena suplanta al discurso lineal clásico y unívoco.
Alverich, en “Realidad Virtual” dice: “Frente al carácter cerrado, acabado, al que no se le puede añadir ni sacar nada de las obras impresas, el hipertexto digital promueve un carácter abierto, potencialmente sometido a la alteración y a la metamorfosis más completa”.
Sin embargo, esta democratización de la producción de la información conlleva una serie de problemas con respecto a la credibilidad y calidad del contenido:¿Cómo se extrae una voz inteligible a partir de esta multitud? El hecho de que cualquiera pueda publicar información nos hace reflexionar acerca su veracidad, ya que las fuentes no están explicitadas en la mayoría de los casos. Además gran parte de los usuarios se guía por sus intereses individuales y sus convicciones. No se comprometen con lo que publica, quitándole seriedad al medio.
La saturación de información genera la desinformación. Frente a la inmensa cantidad de opciones se hace difícil para el lector poder extraer concretamente lo que necesita. En lugar de una profundización del conocimiento se produce un conocimiento más fragmentario, una estructura mosaico en la cual se encuentra un poco de todo, existen sitios serios donde es notorio que el contenido es producto de una investigación, y simultáneamente también se encuentran aquellos sitios cuyo contenido es de dudosa calidad. Pero estas dificultades pueden ser sorteadas a través de la construcción de la confianza desde la base hacia arriba. Cada individuo puede entrar libremente al sitio presente en la red y se va formando su reputación de acuerdo a su comportamiento y sobre todo por la información que comparte con el resto de la comunidad. Es a través de este sistema de calificación y clasificación del contenido que se intenta sortear la información “basura” que esta presente en toda publicación , aún en aquellas que pertenecen a los medios tradicionales. Este sistema de reputación permite a los miembros de la comunidad poder determinar quienes realmente tienen intereses en aportar su colaboración para beneficio del grupo o quien sólo quiere perturbar la tranquilidad de la comunidad. Aunque estos sistemas de reputación no son perfectos, son perfectibles y es muy probable que con el tiempo se encuentren mejores métodos para poder lograr filtrar las noticias y poder determinar así su veracidad de una forma más irrefutable. La evolución de los nuevos avances tecnológicos están diversificando y ampliando la capacidad de poder conectarse con individuos que comparten los mismos intereses y las mismas perspectivas sociales. Parece paradójico que mientras este modelo de “Capitalismo salvaje” o como denomina Verdú “Capitalismo de ficción” intenta consolidar un modelo social caracterizado por una actitud exacerbadamente individualista.; por los resquicios de la red de redes se filtra el colectivismo y la solidaridad de quienes no se resignan a vivir sus vidas sin poder compartir.

conectados.jpg


Para seguir leyendo:

Entrevista a Barrapunto:

http://periolectivo.blogspot.com/2005/11/e-como-es-el-proceso-de-produccion.html


Publicado por el Noviembre 25, 2005 10:50 AM | TrackBack
Comentarios
Haga un comentario












Atención: Para poder enviar un comentario, deberá ingresar el código que aparece en la imagen y luego oprimir el botón Publicar:

Código de seguridad