Cátedra Procesamiento de Datos.
  Inicio | Programa | Teóricos | Prácticos | Saber Más | ¿Quiénes Somos?

Subsecciones

Convenciones
¿Qué es un weblog
Cómo se usa el weblog. Manual del MT
Enlace externo Enlace externo
Abre el enlace en un popup Abre el enlace en un popup
Enviar un mail Enviar un mail
   

Buscador


Sitios Favoritos Enlace externo

Archivo

El Libro
Alejandro Piscitelli
ISBN: 8497840607
Gedisa - 2005
 
InternetPiscitelli10.jpg


powered.gif
Estás en: Inicio > Institucional > Con profundo dolor
Con profundo dolor
21.04.2006

Julia.jpg

En la noche de ayer falleció Julia Buta, nuestra querida jefa de trabajos prácticos. Hace poco mas de un año se le había detectado un cáncer, y a pesar de operaciones, tratamientos y demas paliativos de la limitada medicina moderna, nuestra compañera de trabajo no pudo sobreponerse a su enfermedad.

Conocí a Julia a principios de 1985 cuando se creo el CBC. Fue ayudante de Heloisa Primavera y cuando se unificaron todas las comisiones del turno tarde de la ex-catedra de Guarinoni de Introducción al Conocimiento Científico bajo mi coordinaciòn como Profesor Titular, compartí durante varios años con ella un programa de epistemología ejemplar, que se traduciría en mi primer libro publicado en 1993 Ciencia en movimiento (Centro Editor) uno de cuyos capítulos fue coescrito con ella.

Cuando me fui del Ciclo Básico en 1991, Julia siguió con mi cátedra acompañada por Carlos Prego y todavía hoy profundizaba en ideas que habíamos discutido desde hace ya mas de 20 años, y que pasaron por el tamiz de miles de alumnos formados bajo su sombra.

Julia llevo durante muchos años sobre sus espaldas la organización, la administración y el espíritu de grupo que subtiende a toda organización como cátedra. A ella le tocaban los temas mas complicados de la gestión que resolvía con esmero y aptitud, sin por ello desatender las cuestiones curriculares de fondo.

Julia resultó ser la persona mas idónea, que mas trabajó y la mas capaz, en cuanto a sostener la coherencia ideológica, la unidad epistemológica, y sobretodo, la que mejor encarnaba el ideal de docente universitario, a la vez tutor e investigador, hoy tan vapuleado y ninguneado.

En los muchos años que compartimos como amigos y colegas, Julia reveló poseer una entereza, una dedicación al trabajo, una claridad y ecuanimidad pocas veces vista, que nunca tuvo el reconocimiento amplio que se merecía.

Ella quedará en la memoria de todos nosotros, no solo como una maravillosa madre y una amiga de ley, sino también como un talento golpeado por la adversidad criolla y la chantocracia local.

En otro lugar, con otras apoyaturas y con otra institucionalidad, Julia podría (y debía) haberse dedicado full-time a investigar y a enseñar. Aquí pudo hacerlo a medias, y aun así logró plasmar una linea de trabajo y de investigación (fundamentalmente junto a Gaby Sued) que habrá que reforzar y valorar.

La cátedra seguirá trabajando en sus huellas, buscando recoger su entusiasmo y ganas de vivir, en pos de un proyecto que muchas veces se hace cuesta arriba, pero que en honor a ella no puede ser descuidado y que necesita de nuestro compromiso redoblado.

Una despedida a boca de jarro

Llegamos con Pato anoche a eso de las 8 al velatorio.

Estaban Gaby y Estela y Santi y Hernan, ademas del ex ayudante Mario Prizmic.

Había muchos chicos jóvenes y nos encontramos con dos de los hijos de Julia, Matias y Lucas.

La familia había decidido que el velatorio terminaría a las 10 de la noche y que finalmente se crearía el cuerpo a puertas cerradas.

Matías con una entereza increíble nos dio la gracias a la cátedra por el acompañamiento y me dijo ya lo peor había pasado y que había sido mucho mejor así para su mama.

Julia estaba en una sala, la misma ocupada hace casi 5 años por Tito, su marido.

Me acerque a la madre que también con una entereza ejemplar me pregunto si la había visto a Julia. Esta muy bella comento vaya a verla. También me dijo que le habían sacado una tomografia el lunes y que comparándola con la de hace 2 semanas atrás, la ultima era un verdadero infierno. Ambos pulmones estaban totalmente tomados. La enfermedad había avanzado en forma brutal. Cuando llegó a la clínica el lunes de esta semana la suerte estaba echada, aunque nosotros no lo supiéramos

Fui hasta la sala y me detuve unos minutos viéndola. Efectivamente estaba muy hermosa. Y lo mejor yacía con una sensación de tranquilidad y de reposo enormes, como comenta Heloisa Primavera en el weblog. Mucho mas parecida a la Julia de antes del infructuoso combate que la que fuera golpeada pr rlos tratamientos y las operaciones hasta llevarla a decir basta, como le comento a Pato la semana pasando. La falta de oxigeno no me deja pensar le había dicho. Y Julia si bien sentía mejor que ninguno de nosotros, al mismo tiempo pensaba extraordinariamente bien, con lo que la falta de aire también le quitaba uno de sus placeres mayúsculos

A diferencia de otros velatorios en los que estuve (casi nunca de una persona tan cercana a excepción tal vez del de mi padre, pero él tenia 97 años mientras que Julia recién había cumplido 50 y estaba por vivir su segunda vida) no hubo ni pompas ni grandilocuencias. Los chicos contenian a los chicos, los grandes a la madre y se miraban entre si.

La mayoría de nuestros ayudante son muy chicos y por diferencia de edad perdieron a una madre académica y a una tutora y consejera poco comunes.

Para los mas grandes, y siendo que la diferencia que hay entre ellos y yo es casi de 20 años, las sensaciones habrán revivivido en mas de un caso a la muerte de sus mejores y mas queridos íntimos.

En mi caso, y aunque espero vivir por lo menos un cuarto de siglo mas, la perdida de Julia empieza a sumarse a la de muchos contemporáneos que ya han dado vuelto al codo, como Francisco Varela, Mario dos Santos, Oscar Landi y varios mas.

En todo caso mas alla de como cada uno la viva, de que pensamiento (si es que puede haber alguno) o vivencia de la muerte cada uno tiene, la perdida de Julia puede enseñar también cuanto debemos valorar a las personas como ella que aun están cerca, o con las que deberíamos poder/querer estar mas cerca.

Cada minuto intenso y bien vivido vale mucho mas que eternas quejas, protestas y malestares porque el mundo no es como nos gustaría. La alegría, las ganas, la potencia y sobretodo la misericordia de Julia (a quien jamas vi criticar a nadie injustamente ni quejarse de nada irrelevante -muy en las antipodas mías) es algo que jamás olvidaré.


Publicado por Piscitelli el Abril 21, 2006 08:51 AM
Comentarios

Yo conocí a Julia ya no me acuerdo hace cuánto, pero si me acuerdo el momento, fue en esa confitería que está a la vuelta de la Biblioteca Nacional, sobre Las Heras cuando Ale le propuso / pidió / rogó que se sume como JTP en la cátedra. Era un momento de caos total y llegó Santa Julia o La Gran Julia, como solíamos decirle. Tuve la enormísima suerte de ser su ayudante durante varios años, en la comisión de los martes a la mañana, ahí aprendí de ella, aprendí a nivel intelectual, pero sobre todo, me enseñó vida, porque ella era eso, una maestra de la vida. En esa comisión tuvimos como alumnos a Pato y Hernán.
Por esas cosas de la vida, Ale no me entregó mi título como lo habíamos planeado durante varios años, pero ahí estaba Julia, en uno de los momentos más importantes de mi vida. Siempre riéndose, con sus ojitos achinados, esa es la Julia que recuerdo, es la que recordé anoche, cuando una y mil veces se me vino a la cabeza su sonrisa permanente, su energía, su alegría, su fuerza. Incluso fue así la última vez que la vi, cuando estaba internada haciéndose quimio. Siempre que la llamaba por teléfono, yo llorando porque me dolía lo que estaba sufriendo, ella me daba fuerzas a mi, esa era Julia.
La extraño y la voy a extrañar muchísimo, tanto como la quise.

Publicado por: Flopi a Abril 20, 2006 11:43 AM

¿Qué decir... cómo decirlo...?
Haber cursado la materia con ella dando teóricos... y un seminario... Ella, como parte de la cátedra, me transmitió a mí, y a cada alumno que la conoció, un cacho grande de conocimiento...
Pero caramba, uno pasa por las clases, aprende, rinde y se va... Y de repente, un día cualquiera, viene a enterarse de que esa persona que le enseñó, mientras lo hacía, fuera del ámbito académico estaba librando una batalla tremenda... y andá a saber si la perdió, o si se hizo más fuerte en el proceso...
Y vos ahí, atornillado a la sillita, escuchándola dar clases... ni te enterabas de lo que pasaba...

Si ese espíritu de Julia anda por ahí, leyendo este lugar, ojalá pueda ver esto:

GRACIAS, JULIA.

Publicado por: JEL a Abril 20, 2006 04:58 PM

Lamentablemente no tuve oportunidad de conocerla pero, quiero brindarles a sus conocidos y familiares mis condolencias.

Publicado por: Roxana a Abril 21, 2006 12:58 AM

Un secreto, el de las primicias: YO se la regalé, a ustedes todos...

Porque yo fui la primera, la que le tomó la entrevista de aspirante a docente del CBC hace más de veinte años y le dijo "SI, veníte! No sabemos qué, pero algo vamos a hacer con toda esa gente..."

Después de esa aventura, nos volvimos a encontrar cuando la invité, allá por el 92 a leer con otras compañeras ese Heidegger del Ser y Tiempo; y con el Dasein y el olvido de si fortaleció una relación, hubo cafés, otras instituciones compartidas y después una distancia que no cambió la sustancia de esos primeros contactos; parece en serio que las relaciones son como empiezan...

Hace un par de meses nos vimos en Las Cortaderas y hablamos de nuestros cuerpos tocados por el tiempo y lo que suele venir con él: las enfermedades y nuestra forma particular de vivirlas!

Aceptaste con muchas ganas todo lo alternativo que te propuse: Reiki, gorgojos, los oligoelementos; menos el último chiche que mi achaque personal acababa de descubrir (se lo confié a Matías y combinamos que quedaría para después de la cirugía) y que encajaba tan bien con nuestra visión moriniana de la complejidad: el todo que está en la parte y, entonces, qué importa cuanto tiempo estemos por aquí en esta escafandra porque estaremos siempre!

ser y no ser; ya no estaremos y estaremos a la vez, en el recuerdo, en la memoria, no en la efímera memoria de otras escafandras, sino en esa que a penas adivinamos en las situaciones límites y que nos enlaza forzosamente por estar aquí, dentro de ese campo donde lo visible y lo invisible son UNO y te fuiste, pero no te fuiste...

sólo ya no podremos inventar nuevas estrategias de guerra porque entraste al entramado cósmico para ser de esa manera que conocemos tan poco

pero cada vez mas creo que TODO ESTA AQUÍ y por eso te quedarás también; sólo no nos veremos en Las Cortaderas aunque me parece difícil volver a aquella mesa y no pensar que estás allí y escuchar tu pedido de complicidad/ secreta esperanza de que eso de una vez se acabe, para retomar las cosas con ganas! como viviste, menos un año, tu bien merecida vida, amiga Julia!

como sé que eso te importaría, te cuento que hoy te vi muy hermosa,

como cuando te conocí hace veintiún años...

Heloisa

Publicado por: heloisa a Abril 21, 2006 02:04 AM

gracias Julia por ser la "Jefa" menos hinchapelotas del mundo
gracias Julia por aguantar el humo de mis asados "al disco"
gracias Julia por confiar en mis ideas y haberme confiado las tuyas
gracias Julia por mandármela a guardar cuando me las merecía
gracias Julia por ocuparte cada vez que lo necesité, aunque fueran boludeces el 99 % de las veces
gracias Julia por haber jugado en el equipo de los que escuchan
gracias Julia por llevar con dignidad los 70, cuando tantos transaron
gracias Julia por hablar claro

a veces tenías esa cosa de ser un poquito mal llevada y esos nos unía pero, ... como hacias despues para dejar pasar, para no engancharte?

me suele suceder que cuando conozco a alguien, esa persona refleja como un caleidoscopio a las personas que llevo en mi recuerdo.

nos seguimos viendo J

besos

Publicado por: Mario Lucas Kiektik a Abril 21, 2006 01:43 PM

Quien les escribe es Lucas; el hijo de Julia. Quisiera aprovechar para agradecerles, a todos, sus palabras acerca de mi madre. Leer sus comentarios y muestras de afecto nos llenó de orgullo y emoción tanto a mi abuela como a mis hermanos y a mi.
Creo que ustedes saben más acerca de ella en lo que respecta a sus logros académicos y su vocación para la investigación y la docencia que yo, pero lo que puedo asegurar es que Julia disfrutaba con profundo entusiasmo cada reunión de cátedra que hacían en mi casa. Yo la acompañaba al supermercado y después tenía que bancarmela todo el viernes acomodando la casa y manteniendo el órden de la misma por que para ella ustedes eran sus huéspedes de honor. De más está decir que pueden volver a reunirse en mi casa cuando quieran; gracias por sus palabras.

Publicado por: Lucas a Abril 24, 2006 10:06 PM

Te dejo tambien nuestros pensamientos http://www.patz.com.ar/taantas/...

Publicado por: Pat a Abril 25, 2006 01:31 PM

Es muy lindo ver que a mi mama la recuerden de esa manera, ya que para ella uds. eran su familia tambien. Como escribio mi hermano Lucas, las reuniones que se hacian en nuestra casa (y que pueden seguir haciendose) eran para ella motivo de entusiasmo y alegria. Tambien lo eran ir a dar clases y tomar examenes, actividad que siguio haciendo hasta el final porque si algo tenia mi mama era vocacion de enseñar e investigar y absoluto compromiso con lo que hacia. En estos momentos tan tristes que a uno le toca vivir, saber que ella era tan querida en el ambiente del cual tanto disfrutaba nos pone muy felices a mis hermanos y a mi abuela y seguro que a Julia tambien, gracias a todos...

Publicado por: Matias Gonzalez a Abril 25, 2006 03:00 PM

Mateo y Lucas

En estos momentos de tristeza, que ustedes se vean reconocidos en el cariñoso respeto que manifestamos por vuestra madre ausente es para nosotros motivo de regocijo en el dolor. Muchas veces cuando una persona desaparece, hay un endiosamiento retrospectivo y una verborragia retórica que empalaga. No es nuestro caso. Cada uno de los que conocimos a Julia la quisimos intensa y particularmente. Todos aprendimos de ella. En mi caso particular, mas alla de nuestra contemporaneidad (después de todo le llevaba 6 años) la sentíamos a veces como un par, otros como una madre, otras como una consejera. Mas de una vez Julia medió entre nuestra mezquindades y malentendidos. Mucha veces Julia aplacó los ánimos y nos dio fuerza para seguir trabajando y construyendo. Por todo ello y por la continuidad que supone nuestra relación con ustedes, sus herederos biológicos y personales, aceptamos entusiasmados su invitación y nos comprometemos en los meses venideros a tener una próxima reunión de cátedra en su casa que ustedes tan gentilmente han propuesto que siga siendo la nuestra.

Publicado por: Piscitelli a Abril 26, 2006 07:15 AM
Haga un comentario