Cátedra Procesamiento de Datos.
  Inicio | Programa | Teóricos | Prácticos | Saber Más | ¿Quiénes Somos?

Subsecciones

Convenciones
¿Qué es un weblog
Cómo se usa el weblog. Manual del MT
Enlace externo Enlace externo
Abre el enlace en un popup Abre el enlace en un popup
Enviar un mail Enviar un mail
   

Buscador


Sitios Favoritos Enlace externo

Archivo

El Libro
Alejandro Piscitelli
ISBN: 8497840607
Gedisa - 2005
 
InternetPiscitelli10.jpg


powered.gif
Estás en: Inicio > Proyectos > La union magnifica de artistas que se descargan digitalmente
La union magnifica de artistas que se descargan digitalmente
01.08.2004

GabrielEno.jpg

Ayer a la mañana nuestra cátedra de la UBA se reunió para disparar discusiones académicas intensas y arrebatadas. Le tocó el turno en esta ocasión a Ariel Vercelli quien presento su Tesis de Maestría que versa sobre los Creative Commons.

Como bien dijo Julia Buta, nuestra jefa de trabajos prácticos, estas instancias están pensadas para la interlocución y el debate, y el encuentro de ayer cumplió ese objetivo con creces: el tema es superinteresante y a todos nos genera reacciones, preguntas, inquietudes, querer saber más. Y de eso se trata: si el conocimiento es una construcción colectiva, el intercambio social es el espacio donde el autor (o como quiera que Creative Commons lo permita, je, je) puede escuchar la voz de los otros y repensar lo que dijo/escribió.

Aunque el 'No' a las discográficas apareció solo como trasfondo de la discusión de ayer, no hay duda de que mucha de las discusiones actuales acerca de Creative Commons y las metamorfosis de los códigos -disparada por la obra y las acciones excepcionales de Lawrence Lessig cuyo ultimo libro Free Culture se puede bajar gratuitamente- le debe mucho al intercambio gratuito de archivos en la era musical y de los videos y la dificultad por controlar la identidad de los flujos textuales en un magma en permanente variación hecho posible por el advenimiento de la digitalizacion.

Justamente en la 39 edicion de Midem The world music market en enero del 2004 donde se reunieron mas de 8.000 participantes y 4.000 compañías de música los veteranos del rock Peter Gabriel y Brian Eno lanzaron una nueva y provocativa alianza de músicos que iría contra los intereses de la industria al permitir que los artistas vendieran su música online en vez de hacerlo exclusivamente a través de los sellos discográficos.

Con la transformación de los modos en que la gente compra y escucha música en Internet (y cualquiera que haya leído esa increíble joyita que es Repeated Takes A Short History of Recording and Its Effects on Music, de Michael Chanan no puede sino darles la razón. Quien controla la distribución no solo controla las regalías sino también la posibilidad de imponer géneros, facilitar innovaciones, retrasar cambios y sobretodo configurar gustos musicales) los músicos necesitan actuar ahora para apropiarse del futuro de la música digital, sostuvieron Gabriel y Eno, al tiempo que repartían un delgado manifiesto rojo, en el marco de esa importantísima feria destinada a la negociación de contratos musicales.

El nombre del plan fue Magnificent Union of Digitally Downloading Artists (MUDDA, Unión Magnífica de Artistas que se Descargan Digitalmente), cuyo manifiesto esta en linea y defiende a rajatabla la libertad de expresión pero sobretodo de comercialización y distribución

La relación directa con el tema que tratábamos ayer a la mañana es que en el manifiesto Gabriel y Eno sostiene enfaticamnete que a menos que los artistas se apresuren para aprovechar las posibilidades que tienen en la actualidad, se van a empezar a establecer las reglas y esas reglas se van a escribir sin mucha participación de los.

La pretensión de estos iconoclastas es tan ambiciosa como la de los utopistas de Creative Commons. En aquel caso se trata de sacar de la ecuación a las discográficas, para que los artistas puedan fijar sus propios precios y establecer sus propias prioridades. En el caso de los autores bajo licencia CC la cuestión es poder distribuir, comercializar y controlar el rango de liberación/restricción de sus dimes y diretes (desde una licencia publica a las distintas variantes con restricciones) sin que los intermediarios editoriales en cualquier soporte tengan injerencia en esta socialización.

El panfleto de MUDDA enumera ideas para que los artistas exploren, tras liberarse de los confines del formato CD. Podrían optar por emitir un minuto de música todos los días durante un mes. O podrían publicar varias variaciones grabadas de la misma canción y preguntarles a los aficionados cuál les gusta más. Gabriel, que tiene un sello propio, Real World Records, indicó (¿ingenua, desfachatada, cinicamente?) que su intención no es cerrar las compañías discográficas: lo único que quiere es brindarles más opciones a los artistas.

Una banda que encontró su nicho online es la banda de sesiones Phish, que vende descargas de sus conciertos en un visitado sitio web. La relación de la banda con sus fans más devotos suele compararse con la de los Grateful Dead, y el sitio es una opción más para tener un contacto cercano. Pero también genera una gran cantidad de dinero: más de 2,25 millones de dólares en ventas desde 2002.

Lo que impulsa al movimiento es el éxito alcanzado por sitios de descargas legítimos como la tienda musical por Internet de Apple, iTunes, que vende temas por 1 dólar cada uno en Estados Unidos.

Obviamente tanta los analistas como la industria le dicen vade retro a la iniciativa, insistiendo en que solo serviría para los que recién empiezan pero que para alguien que (ya) tiene contrato, es muy probable que se trate de una violación de sus obligaciones contractuales. ¿Pasará lo mismo con los investigadores jóvenes que recién se inician? ¿Porque algunos pocos querrian pasarse al dominio publico si la mayoría sigue manteniéndose debajo del paraguas del copyright? ¿Que posibilidades de desarrollo de carrera y profesional tienen quienes por ahora viven en estos ghettos de libertad cuando el resto se aferra a las viejas nociones de copyright? ¿Para que ser altruista en un mundo de egoistas? eran la preguntas que le formulábamos a Ariel ayer, y que mas de un músico joven se formulara antes de darle el si a Eno y a Gabriel. ¿Cola de león o cabeza de ratón?

Gabriel que es co-fundador de una empresa europea, On Demand Distribution, que opera sitios de descargas legales en 11 países de Europa. La empresa suministraría la tecnología para MUDDA, aunque Gabriel y Eno están buscando socios online.

Como tanto los sitios legales como los ilegales ofrecen temas a la carta, muchas personas del sector creen que gracias a ellos, los álbumes se volverán cada vez menos importantes porque el énfasis recaerá en los singles pegadizos. Eno y Gabriel sugirieron que no les disgustaría tener la oportunidad de hacer canciones que se pongan a la venta como singles.

Desde que se lanzo la iniciativa en enero no la hemos visto cosechar grandes éxitos, pero como se decía en el mayo francés del 60 seguramente los músicos -al igual queAriel- insistirán que no es mas que el comienzo y que hay que continuar el combate.

De lo que no queda duda es que con la digitalizacion, los sistema de distribución par a par, las competencias tecnológicas crecientes de los usuarios, y la innovación y cuestionamiento permanente de las generaciones jóvenes a que la cosas siempre se hicieron de cierto modo y que ya basta, las industrias tradicionales se verán permanentemente jaqueadas y los monopolios de mercado establecidos por plataformas, soportes o estandares se verán cada vez mas cuestionados.

Aunque este no sea el reino de la libertad absoluta seguramente amplía nuestras alternativas y permite elecciones mucho mas interesantes e inteligentes que cuando la opción era la tecnofilia o la tecnofobia a ultranza y la dependencia o el rechazo radicales del tecno-determinismo.

Iniciativas como Creative Commons y Mudda, con lo diferente y de distinto nivel que son muestran algo en común. Que la luchas políticas de los años por venir -que ya son los nuestros- no se darán en el plano del contenido, ni siquiera tampoco en la vía publica -aunque esto ayude- sino a nivel de la codificación del hardware y sobretodo del código de programación en si mismo. La tecnofobia será por lo tanto cada vez mas tecno-ingenuidad y el rechazo de la tecnología un simplismo metodologico y epistemologico que permitirá el retorno de la tecnología represiva por otros vías.

Publicado por Piscitelli el Agosto 1, 2004 08:21 PM | TrackBack
Comentarios

Nada más activar la web, podeis escuchar un trozo de la CANCION DE LA IGUALDAD DE LA MUJER, compuesta para nosotros por el famoso Productor bilbaino, Guillermo Garmendia (ex solista de Los Mitos). Hacemos bodas, amenizaciones, fiestas, disponemos de dos equipos, mirar nuestra historia, hemos cantado en un sinfin de lugares, desde un pubb hasta el teatro Arriaga.
Somos de lo mejor del pop, visitanos en nuestra web, bájate gratis videoclips y canciones interpretadas por el dúo, www.arturoytatiana.tk lo mejor del pop

Publicado por: Arturo Y Tatiana a Octubre 15, 2005 06:34 PM
Haga un comentario