Cátedra Procesamiento de Datos.
  Inicio | Programa | Teóricos | Prácticos | Saber Más | ¿Quiénes Somos?

Subsecciones

Convenciones
¿Qué es un weblog
Cómo se usa el weblog. Manual del MT
Enlace externo Enlace externo
Abre el enlace en un popup Abre el enlace en un popup
Enviar un mail Enviar un mail
   

Buscador


Sitios Favoritos Enlace externo

Archivo

El Libro
Alejandro Piscitelli
ISBN: 8497840607
Gedisa - 2005
 
InternetPiscitelli10.jpg


powered.gif
Estás en: Inicio > Proyectos > In memoriam Flora (1985-2003)
In memoriam Flora (1985-2003)
16.03.2003

flora3.jpg

La gata que nunca tuvo un weblog

Cuando empezamos con esto de los weblogs hace un año atrás, mi adorada gata Flora aun veía. Tenia sus achaques, es obvio, para un animal que en ese entonces despuntaba los 17 años, pero con la ayuda de nuestro querido amigo el veterinario Gustavo, era destapada regularmente y hacia una vida, que para un gato era un mezcla de aburrimiento y felicidad.

Era febrero del 2002 y el país se caía a pedazos. Pero también en ese momento loco del pais y de la vida, los webloggers argentinos querían refundar una nación, a golpes de posteos. Fue entonces que conocí ,entre otras, a Roxanova quien, al poco tiempo, además de administrar su lindo e inteligente sitio, le dedicó uno de su autoria a su recientemente adquirido cachorro labrador Rufus .

Quien visite su sitio vera como Rufus fue creciendo, quienes son sus amigos, los accidentes que tuvo (desde ser casi atropellado en los bosques de Palermo, hasta cortarse una mano en su lago, etc. etc.).

Ya sea porque Flora tenia 17 años en ese entonces, porque me falta el talento de Roxanova para hacer hablar a nuestro animal mas dilecto, o porque simplemente no se me ocurrió, Flora no tuvo, en vida, su weblog.

Pues bien ayer sábado 15 de marzo del año 2003, a las 17.30 aproximadamente mi adoraba gata Flora dejo de respirar en este plano y se fue al cielo de los gatos y de los otros animalitos. Sus últimos días fueron un crescendo de calamidades. Ya no podía caminar, se volvió incontinente, había perdido totalmente la orientación.

Todas estas dificultades se sumaban a su ceguera desde abril del 2002, cuyo origen nunca pudimos averiguar, aunque mas de uno hipotetizo un tumor.

Conocí a Flora, a quien hace años apodé como un ser superior, probablemente en el año 1989/90. En ese entonces era la gata de Anahi mi asistente en Clacso, y quien en algun momento critico se convertiria en uno de los amores de mi vida. Antes había pertenecido a una familia conocida de Julia, otra de las chicas que también trabajaba en Clacso, y por esa vía pudimos saber de su fecha de nacimiento tentativa, así como de los maltratos que el novio de la hija de la primer dueña de Flora -hijadeputescamente-le infligió (torciéndole la columna, ocasionandole problemas endémicos de digestión, etc.)

Por varios años mi trato con la gatita fue circunstancial y la veía las raras veces que visité a Anahi en su casa. Por esa época la susodicha se gano una beca de doctorado en Stony Brook en USA, y me hizo la fantástica propuesta de quedarme con la gata. Lo dude, lo dude y lo seguia dudando. Había perdido a una gata anterior a principios de los 80 y el dolor había sido demasiado grande como para arriesgarme nuevamente a vivir el previsible enamoramiento/desgarro que supone amar a un ser cuyo promedio de vida es de 10 años, apenas un septimo de la humana.

Pero pudo mas cierta onda que teníamos con el animalito, y el hecho de que siendo ya crecidita no tendria que enseñarle a hacer las necesidades minimas y/o maximas, porque se trataba de una gata muy bien educada.

Todavía me acuerdo del día que la heredé. Era septiembre de 1992 y en mi casa de Coronel Diaz, donde sigo viviendo y que esta hoy atravesada por sus olores, pisadas y fantasmas, estaban pintando. Flora husmeo todo y se acostumbro rápido a su nuevo y definitivo hogar. A los pocos días se escapo por la puerta de servicio para consternación de los albañiles y estupefacción mía al enterarme -por suerte sin consecuencias.

Durante un par de años mi obsesion con su seguridad fue tan grande que no le dejaba abierto el balcón cuando salía. Y me costo mis buenas horas de análisis abrirle la puerta para que pudiera tomar sol, o husmear las plantas.

Lo cierto es que al año de estar instalada Flora en mi casa, mi novia de entonces, el hada Hebe y yo nos separamos y la tenencia de la gata fue un problema nada menor que se zanjo finalmente cuando Hebe se mudo y se agencio de un bello y casquivano gato llamado erróneamente Sofi, creyéndose que se trataba de una femina, cuando en realidad era un testicular varoncito.

A Flora le encantaban los pecesitos de Hebe y se pasaba horas contemplándolos en la pecera imaginando hacerles alguna maldad. En esa época -y a pesar de sus 6 años- era sumamente atlética y recorría la casa de arriba hacia abajo, cada tanto giraba a velocidad infernal como si fuera una calesita, y le emocionaba cazar polillas, mariposas y hasta algún pajarito. Y mas de una vez me asombro ver la pluma de alguna audaz paloma boyando en el balcón, sin consecuencias mayores

La dieta de Flora siempre fue escueta y selecta, pellets (piedritas) y kanikama y ocasionalmente pescado. Tomaba leche a raudales, aun en estas ultimas semanas, Era capaz de bajarse un litro en dos o tres días. ¿Seria por eso que a mi me encantaba llamarla baby cat a los gritos apenas abria la puerta. aunque lsa ultimas semanas ya ella no respondiera locuaz a mis gritos de recien llegado ni viniera corriendo a buscarme?

Mi relación con ella duró mas que con cualquier de la mujeres mas importantes de mi vida, que han sido varias. Porque conviví con Flora 12 años mientras que con ninguna mujer pasamos juntos mas de año y medio bajo el mismo techo ¿ginecofobico yo? Y también mis dos relaciones emocionales mas importantes de los últimos tiempos, con Hebe y con Silvina duraron 9 y 7 años respectivamente. Menos que con la gata Flora.

Ademas se trato de una relación cualitativamente diferente. No creo haberla retado o haberme peleado con Flora casi nunca. Una o dos veces le di un leve chirlo -pagandolo con una culpa atroz a continuacion- y al revés debo haberle dados mas besos y haberle hechos mas caricias que a todas las mujeres con las cuales tuve la suerte de estar cerca en mis largos años de vida.

Me encantaba morderle la oreja (la sana, porque la otra se le había arrugado y no era tan rica) y solía lamerle el morro para su molestia y desagrado.

Ademas la olía y la apretaba como a un dentífrico, afecto que a veces era correspondido con algún gruñido, un ocasional arañazo, pero sobretodo con infinitos ronroneos, que hablaban de nuestros acuerdos máximos y de nuestro bienestar compartido.

Con el paso del tiempo Flora se fue haciendo sedentaria y prefería la molicie a los arrebatos. Le encantaba ver televisión conmigo y se repantingaba amorosamente sobre mi falda, cuando escribía en la computadora soportando mis teclazos y permanentes manoseos.

Durmió casi toda su vida al pie de la cama. Ocasionalmente desafio a alguna novia de turno, y en un par de ocasiones llegamos al temible "O ella o yo", zanjado obviamente en su favor. Los ultimos dias -buscando un lugar mas propicio para terminar sus días rechazo la cama y se escondió en el balcón o el living. Pero para mis sorpresa hace apenas dos noches trepo -seguramente con un terrible esfuerzo- la cama por ultima vez y me regalo su enternecedora compañía.

Muchas noches de angustia -incluso recientemente- las pase colgado de su cola. Muchos días de tristeza me acompaño con sus maullidos y gruñidos. Muchas momentos felices -especialmente los de la grupilia que vivimos junto a Silvina en los momentos en que nuestras luchas eternas dieron lugar a solaces mágicos- conformaron ese triángulo nada edipico -el mejor formato que alguna vez pude concebir de lo que era una familia feliz.

Desde hace algunas horas Flora ya no esta mas con nosotros, Hace ya casi dos días que era un espectro y una sombra de lo que había sido. Desde hacia meses dormía infinitamente y su estrella se apagaba sin cesar.

Hace dos días que lloro su muerte anunciada y desde hace seis horas debo acostumbrarme a su ausencia definitiva. La bese por ultima vez a la tarde y le rasque la panza y jugué con sus patitas como solí hacer durante años y años para solaz mutuo.

Con lágrimas en los ojos, y con un nudo en la garganta que se refuerza minuto a minuto, la lleve a descansar para siempre al jardín de mi mama en su casa de Olivos en donde esta acompañada de varios perros familiares, incluyendo a mi querido Bugy que murió hace como dos décadas. Una solidaria amiga me acompaño en una despedida tan anunciada como desgarradora.

Yo no se mucho de trascendencia y de fines. No se adonde esta el alma de Flora en este momento, y cuanto querrá o podrá acompañarme de ahora en mas. Pero lo que si se, es que quise a este bicho con una intensidad, una devoción y una entrega como jamas experimente antes por nada ni por nadie.

Fue mi tótem y mi tabú. Fue mi objeto transicional y tambien mi ejercicio en las lides del corazon -como nunca experimenté antes y como si quiero experimentar de ahora en mas.

Chau Flora te extraño y te lloro, te añoro y te necesito, te huelo y no querría jamas haberme despedido de vos. Te agradezco que hayas querido vivir varios años de mas -sufriendonos al veterinario y a mi- solo para acompañarme, porque sabias que aun te necesitaba. Ahora me quedé sin muletas y sin máquina de simular. De ahora en mas deberé arreglármelas por mi cuenta. Justo ahora cuando me siento mas solo, desvalido e inerme que nunca. Te adoro. Ojalá seas feliz donde te haya tocado viajar. Siempre tu amor me acompañará. Siempre mi amor te acompañará. Sin mas que decir y con todo por llorar les digo hasta mañana en una terrible noche de insomnio y desnudo sin el amor de Flora. Bye AP.

Publicado por Piscitelli el Marzo 16, 2003 05:45 AM | TrackBack
Comentarios

Siempre escuche decir que no hay nada mas tierno que ver a un padre con su BB, pero creo que es porque poca gente conoce en profundidad una relación hombre-gato así.

Soy una mujer de casi 31 años, que vive felizmente en pareja hace varios años, y si, coincido plenamente con que este formato se ajusta al concepto de familia feliz a la perfección.

Greta (de apellido Rapiña alias Gretica y Amorchi) llego a este hogar de prepo, estábamos recuperándonos de la pérdida de Bono, nuestro primer intento de responsabilizarnos por algún ser vivo que no fuéramos nosotros, y que desgraciadamente duro poco menos de 45 días ya que quiso hacerle honor al "fenómeno del gato volador" arrojándose del 8vo piso.

Y ahí estaba ella, chiquitita, peluda y fea, encerrada en una jaula, utilizando todo tipo de artilugios para llamar mi atención. Mi pequeña "Nadia Comaneci" se bamboleaba dentro de una jaula colgando de sus microscópicas patitas, y por supuesto subyugada por sus encantos la adopté sin ningún tipo de consenso previo.

Hoy ocupa un lugar en nuestras vidas que ni siquiera intento explicar, pero que alguien como Ud. Sr Piscitelli, no tendrá el menor inconveniente en comprender, así como no yo no pude evitar el nudo en la garganta y "lohojo" mojados al leer su articulo. Cariños gatunos....

Barbara

Publicado por: Barbara a Octubre 15, 2004 02:20 PM

averiguacion sobre la descendencia del apellido catedra. atentamente .jose

Publicado por: jose catedra ramirez a Enero 3, 2005 09:09 PM

averiguacion sobre la descendencia del apellido catedra. atentamente .jose

Publicado por: jose catedra ramirez a Enero 3, 2005 09:11 PM
Haga un comentario