Cátedra Procesamiento de Datos.
  Inicio | Programa | Teóricos | Prácticos | Saber Más | ¿Quiénes Somos?

Subsecciones

Convenciones
¿Qué es un weblog
Cómo se usa el weblog. Manual del MT
Enlace externo Enlace externo
Abre el enlace en un popup Abre el enlace en un popup
Enviar un mail Enviar un mail
   

Buscador


Sitios Favoritos Enlace externo

Archivo

El Libro
Alejandro Piscitelli
ISBN: 8497840607
Gedisa - 2005
 
InternetPiscitelli10.jpg


powered.gif
Estás en: Inicio > Herramientas > Rendir examen me enferma!
Rendir examen me enferma!
09.12.2002

evaluacion.jpg Es un clásico. Cada vez que tomamos examen oral un % importante de alumnos se defiende insistiendo en que la situación de examen los estresa, en que no están acostumbrados a las evaluaciones orales, que les tengamos paciencia, etc. Para quienes como nosotros estamos del otro lado del mostrador, la situacion tampoco son rosas.

La razón por la cual esta cátedra adoptó el examen oral individual es porque es una de las pocas oportunidades en que quienes estamos a cargo, podemos tener una mínima idea de que asimilaron aprendieron, deglutieron, elaboraron los alumnos. Pero siempre tenemos nuestras dudas acerca de cual debe ser el mejor método de evaluación, de en que medida esta mide efectivamente proceso en el aprendizaje, e incluso a veces nos cuestionamos cuales deben ser las etapas que llevan a un mejor proceso educativo.

Si el alumno expone fluidamente, o si notamos al instante que hay posibilidad de un buen diálogo, la situación es tolerable o hasta agradable, y en algunos casos mutuamente beneficiosa. Pero si nos encontramos frente a balbuceos, tironeos, o si creemos -justificadamente o no- que se trata de un lance o verseo, entonces el vinculo empieza malogrado y reestablecerlo es muy dificil.

En este sentido obras como...

Alicia Camillioni, y otros La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo. Paidos, 1998.

David Allen (comp.) La evaluación del aprendizaje de los estudiantes. Una herramienta para el desarrollo profesional de los docentes. Prólogo de Howard Gardner. Paidos, 2000

Elena Barbera Gregori Evaluación de la enseñanza, evaluación del aprendizaje. Edebé, Barcelona, 1999.

Juan Manuel Alvarez Mendez Evaluar para conocer, examinar para excluir. Editorial Morata, Madrid 2001,

Pedro Ahumada Acevedo La Evaluación en una Concepción de Aprendizaje Significativo. Ediciones Universitarias de Valparaíso (2002)

ayudan en esta dirección.

Tales presuncioness han sido confirmadas -enteramente a favor de los alumnos- en un estudio hecho por investigadores de la Universidad del Litoral, que examinaron a más de cien alumnos antes y después de dar examen, y constataron desordenes inmunitarios, alteraciones del metabolismo y cardiovasculares. Además, el estrés del examen puede perjudicar la memoria. La nota Nervios, angustia, estrés, los síntomas clásicos previos a dar un examen final de Pedro Lipcovich salió publicado en el Pagina/12 del sábado 7 de diciembre de 2002.

Porque el examen de los investigadores revelo cambios hormonales, alteraciones del metabolismo, cardiovasculares y desórdenes inmunitarios que son consecuencia del estrés del examen y que explican las afecciones concretas que también encontraron: infecciones en la piel y respiratorias, conjuntivitis y otras.

Uno de los efectos más paradójicos es que la situación de examen puede perjudicar la memoria, ya que la hormona del estrés, si se produce en exceso, ataca a un centro cerebral que es sede de esa función. El estudio tiene, por una parte, repercusiones concretas: por ejemplo, los estudiantes más susceptibles debieran cuidarse de rendir varios exámenes seguidos o con poco intervalo entre ellos. Pero, además y desde luego, suscita la pregunta de si no debieran cambiarse los actuales sistemas de evaluación, que así resultan, literalmente, dañinos.

Los investigadores trabajaron con 36 voluntarios, alumnos de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNL, que tuvieran previsto dar un examen (oral, ante mesa examinadora) en el siguiente turno. La presión arterial Ïse elevó significativamente en comparación con los valores de antes del examenÓ, la frecuencia cardíaca, que en el promedio de los estudiantes era de 75,6 pulsaciones, subió a 103,8 el día del examen, y a los 15 días había bajado a 82,2. Los jóvenes respiraban habitualmente 17,2 veces por minuto pero el día del examen esta frecuencia subió hasta 28,1 para volver a 17,2 un par de semanas después.

Mas data relacionada

El testimonio de los estudiantes universitarios El estómago siempre revuelto

Respuestas del cuerpo Por Pedro Lipcovich

Publicado por Piscitelli el Diciembre 9, 2002 01:31 AM
Comentarios

This is just uncanny... I would seriously love to meet up with you in a web cam chat room or icq or something and discuss this in more detail... hit me up!

Publicado por: web cam chat a Agosto 28, 2004 02:27 PM

Soy profesora de la facultad de Biología de la Universidad de La Habana.He realizado algunas investigaciones en evaluación del aprendizaje. los resultados que he obtenido a partir de ellas me permiten afirmar qu el problema del estrés se puede producir tanto en un examen escrito como en un examen oral. Su origen está en el clima en el que se desarrolle el examen y en el estilo de comunicación que el profesor haya desarrollado con sus estudiantes durante todo el proceso de enseñanza aprendizaje. Con profesores autoritarios que hacen un uso indebido de la evaluación, y la utilizan como un instrumento para manifestar su poder y no para contribuir a la formación,será tan estresante el examen oral como el examen escrito. En un trabajo que publiqué en la revista electrónica Pedagogía Universitaria del Ministerio de Educación Superior de La Habana, se presentan datos sobre el criterio de nuestros estudiantes acerca de la preferencia por los diferentes tipos de exámenes.

Publicado por: Amelia Gort a Noviembre 24, 2005 07:03 AM

Creo que mi experiencia tiene mucha relación con los síntomas que aparecen frente a un examen, ya que cuando rendí la PSU pase algo desagradable.
Aquel día de la primera prueba tenía mucho nervio y me preocupaba en el cómo me iba a ir, siempre pensando pesimistamente. Cuando comencé a desarrollarla mis ojos me empezaron a fallar, después de un rato veía borroso, terminando con mis ojos llenos de lágrimas. Sumado a todo ésto, tenía en mi dedo índice algo similar al hongo, esto me dolia y me molestaba. finalmente gran parte del tiempo de la prueba lo perdí limpiandome los ojos y mascandome los cueritos de mi dedo. Pursupuesto los resultados no fueron los mejores.
Si esta experiencia tiene relación con la investigación realizada, creo haber encontrado una respuesta a aquellas manifestaciones físicas. El médico finalmente me declaro una conjuntivitis y me recomendo una pomada para el hongo de mi dedo.

Publicado por: mariela araya ardiles a Diciembre 19, 2005 08:12 PM

Sí! es un tanto dificil el tener que rendir un exámen final oral, pero esos tipos de exámenes nos ayudan a desembolvernos mejor, en cuanto a nuestra futura profesión!, creo que el vocabulario ¡es esencial!. Siempre he tenido un estado de nerviosismo previo a un exámen oral, pero luego de inicializada la conversación si uno a estudiado y tiene seguridad de lo que sabe, todo va bien!!! Es muy importante relacionar continuamente lo que se estudia con situaciones reales!! No hay que quedarse con dudas, y entender perfectamente lo que estás diciendo!!!; El verseo no nos ayuda, dado que del aprendisaje, del saber, se nutrirá nuestra profesión!,a lo largo de mi carrera universitaria he aprendido a estudiar y ahora me resta agregar mas vocabulario, que es sumamente Importante!
Otro punto importante es la postura con que estás parado frente a tu evaluador,además de las expresiones gestuales.


SI SABES!!! HAS LO IMPOSIBLE PARA DEMOSTRARLO!!!

Publicado por: Andrea a Diciembre 19, 2006 10:26 AM
Haga un comentario