Cátedra Procesamiento de Datos.
  Inicio | Programa | Teóricos | Prácticos | Saber Más | ¿Quiénes Somos?

Subsecciones

Convenciones
¿Qué es un weblog
Cómo se usa el weblog. Manual del MT
Enlace externo Enlace externo
Abre el enlace en un popup Abre el enlace en un popup
Enviar un mail Enviar un mail
   

Buscador


Sitios Favoritos Enlace externo

Archivo

El Libro
Alejandro Piscitelli
ISBN: 8497840607
Gedisa - 2005
 
InternetPiscitelli10.jpg


powered.gif
Estás en: Inicio > Institucional > Homenaje en el día de la Madre
Homenaje en el día de la Madre
19.10.2002

mami.jpg En general son las madres las que se babean por las carreras de los hijos y las que coleccionan sus productos, trátese de nietos o de fotos en los diarios. Mi mamá (a la izquierda en la foto) sigue esta tradición y en un rincón de la chimenea de su casa, guarda recortes y notas que han salido en los medios, con una delectación que me sirve cada tanto para armar un curriculum o conseguir una copia perdida por allí de alguna nota feliz. Pero esta vez es distinto porque hoy le han hecho una nota a ella en La Nación Los que no necesitan de una PC Especialistas en discos que reconocen cualquier melodía y sobre un tema que nos importa bastante, ya que toca de lleno el paradigma indiciario y la posibilidad de construir totalidades a partir de meras conjeturas o indicios, fantástico modelo de como funciona el cerebro humano en toda su grandiosidad.

Parece ser que está por comercializarse (o que alguien pensó hace rato en ello) un software que reconocerá a partir de unos pocos compases entonados una melodía buscada.

Durante décadas el trabajo se hizo a mano (a oido) y hay expertos que reconocen la voz ajena y logran identificar que están cantando los que tararean, con una sutileza que cualquier máquina, por mas poder de procesamiento que tenga, envidiría.

Habiendo trabajado en Casa Piscitelli hace un cuarto de siglo me acuerdo de la cara sorprendida de los clientes, cuando identificábamos sus melodías, generalmente escuchadas al voleo en la radio o en la TV. Porque algunos entonaban con cierto garbo, pero la mayoría era tan analfabeta sonora como el que mas.

Ah si, yo habré algún día reconocido alguna melodía pero nadie pudo jamás reconocer -salvo una curiosa excepción- las que yo entono (desafinando hasta al paroxismo). Quédense tranquilos los Kasparovs entonces (derrotados en el ajedrez hace unos años por Deep Blue) que temen que las máquinas algun dia volverán obsoletos a los humanos. Porque a partir de mi tarareo no hay máquina ni humano que pueda reconocer la canción que almaceno en alguna neurona loca perdida por ahí. Al menos tomándome a mi como punto de partida la máquina no le ganará al hombre, ni el hombre a la maquina. Menudo jeroglífico sonoro resulté ser. Y jugoso empate epistemológico que le hace pito catalán a Turing

Lo que no sabia en esa época, era que lo que hacíamos-al descifrar esos criptogramas sonoros- venía de la mano del paradigma indiciario, y que tan noble y sofisticada aptitud, desarrollada a lo largo de los años por nuestros empleados, algún día dispararía una industria (un software) pero mucho menos que le depararía a mi mamá una nota en La Nación justo un día antes del de la madre. Felicitaciones mami.

Publicado por Piscitelli el Octubre 19, 2002 09:37 AM
Comentarios
Haga un comentario