Cátedra Procesamiento de Datos.
  Inicio | Programa | Teóricos | Prácticos | Saber Más | ¿Quiénes Somos?

Subsecciones

Convenciones
¿Qué es un weblog
Cómo se usa el weblog. Manual del MT
Enlace externo Enlace externo
Abre el enlace en un popup Abre el enlace en un popup
Enviar un mail Enviar un mail
   

Buscador


Sitios Favoritos Enlace externo

Archivo

El Libro
Alejandro Piscitelli
ISBN: 8497840607
Gedisa - 2005
 
InternetPiscitelli10.jpg


powered.gif
Estás en: Inicio > Publicaciones > Meta-cultura, el libro
Meta-cultura, el libro
15.09.2002

Apenas me recibí de profesor de filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA en 1971, lo fui a ver a Eugenio Pucciarelli, uno de mis escasos mentores y quien dirigiría mi tesis de licenciatura, y le pedí, o mejor dicho, le exigí que me diera una cátedra. Quería ser docente.

El hombre, que la junaba lunga, me espetó jovencito recién tiene 21 años, no solo debe aprender muchas cosas antes de poder enseñar, sino que ademas se va a cansar pronto, si empieza tan joven. Y dentro de algunas décadas detestará la docencia.

Algo de razón tenia y le hice caso minimamente. En realidad contra su voluntad fui docente entre 1973/4 en plena euforia montonera, Ottalagano me defenestró en 1975 y no volví oficialmente a la universidad hasta 1984, lo que fue bueno en términos de dilatar mi cansancio una década, aunque fue muy malo porque la universidad había quedado en manos de los peores.

Donde si le hice caso a Pucciarelli fue con las publicaciones. Aunque vengo escribiendo ensayos sin parar desde que entre en la misma facultad de FyL en 1967, nunca había publciado mas que artículos de divulgación y eventualmente algún paper un poco mas riguroso en alguna revista del extranjero.

Pasaron varias décadas hasta que finalmente en 1993 publique mi primer libro Ciencia en Movimiento en el Centro Editor de América Latina y fue recien en 1995 que una editorial de fuste como Paidos saco Ciberculturas 1.0 y desde allí otro ha sido el cantar.

Sin embargo por mas autor conocido que uno sea, además de si vende algunos miles de ejemplares, independientemente de cuan bueno sea juzgado por pares y nones lo que uno hace, publicar es una odisea, en la Argentina y ahora mas que nunca.

Si lo sabré yo que desde 1992 vengo bregando por la publicación de una decena de artículos que salieron en distintas revistas y compilaciones, y que por distintas razones se cayeron al menos en cuatro oportunidades, no obstante haber sido confirmada su aceptación primero en Tercer Mundo Colombia y después en Norma, Argentina.

Con muchos cambios sobre el original, con una desaparición de un 40% del libro ya corregido debido a que Ediciones La Crujía, quien finalmente lo editará, no consideró sensato publicar un libro de 450 paginas y lo prefirió de 300, esta compilación con algunas notas que datan de 1980 saldrá finalmente a luz.

Se trata de mis ideas mas antiguas y de mis preocupaciones mas ancestrales ligadas a la comunicación, la epistemología, pero sobretodo a los paradigmas en las ciencias sociales.

El libro tendrá finalmente este formato
crujia.jpg
META-COMUNICACION

La cultura en el eclipse de
la era de los medios masivos


Prólogo de Nestor García Canclini

Avant la Lettre

Parte 1 TECNO-CULTURAS

1. De la razón analítica a la razón sintética
2. Enredados. Teleciudadanos de la cibercultura .
3. El complejo de Frankenstein. El impacto de los robots en las imagenes del hombre
4. El tiempo se acaba. Del péndulo a la máquina virtual

Parte 2 ALTERIDADES

5. La Edad Media Una época muy poco "oscura"
6. Del contacto como experimento mental. Introducción a la xenologia
7. Gregory Bateson: Polígrafo
8 ¿Saturación comunicativa o emancipación narrativa? El eclipse de los medios masivos en la era de la Internet

A continuación y esperando que el corralito no se lo trague nuevamente van las palabras finales del citado libro que pronto pisara las calles de Buenos Aires.

FINALE

En hojas de ruta anteriores contamos detalles o generalidades de nuestra vida profesional y personal. Sin ninguna intención didáctica y mucho menos con afán ejemplificador.

Pero como nuestra vida actual -al menos la profesional- está dedicada casi enteramente a la promoción de Internet, a la apología de los nuevos medios y a cierto regusto por la cara empresarial de los emprendimientos (lo que quedó atestiguado en La Generación Nasdaq ) no está de mas mostrar la dis/continuidad entre las preocupaciones epistemológicas del presente texto y nuestra delectación por el comercio electrónico, la galaxia de Marconi y las promesas de la era digital.

Si la Internet nos fascina como lenguaje y práctica cultural es porque efectivamente el mundo digital tiene tal capacidad de transformación cognitiva que enlaza fácilmente con las preocupaciones metodológicas y epistemológicas que venimos desplegando desde nuestros primeros años de estudio.

Sin embargo a medida que la red se va normalizando, a medida que va perdiendo potencial revolucionario, vemos emerger aquí el mismo tipo de cuestionamientos, y nos encontramos ante las mismas vacilaciones y preocupaciones como nos pasara en estadios anteriores, respecto de la recuperación crítica de las tecnologías del conocimiento supuestamente transformadoras.

Es por ello que llegados a cierto nivel de íntimo conocimiento y de competencia técnica detallada en este territorio, preferimos tomar cierta distancia y abandonar el detalle esotérico o la fascinación que provoca el conocimiento de una determinada técnica o programa.

De ahora en mas nos reinstalaremos en ese nivel intermedio del que hablaba Foucault de cuya mano queremos terminar este libro interminable que nos ha llevado casi 20 años imaginar y concretar.

Según nuestro profesor favorito los códigos fundamentales de una cultura son los que rigen nuestro lenguaje, esquema perceptivos y mucho mas, fijan de antemano para todos nosotros los ordenes empíricos con los cuales tenemos algo que ver y dentro de los cuales nos reconocemos.

En el otro extremo del pensamiento, las teorías científicas o las interpretaciones filosóficas explican porque existe un orden en general, que principios dan cuenta de él, porque se establece este orden y no otro.

Pero entre estas dos regiones tan distantes, reina un dominio que, debido a su papel de intermediario, no es menos fundamental. Es ahí -insiste Foucault- en donde una cultura, librándose insensiblemente de los órdenes empíricos que le prescriben sus códigos primarios, instaura una primera distancia con relación a ellos, liberándose lo suficiente para darse cuenta de que estos órdenes no son los únicos posibles ni los mejores.

El gran descubrimiento aquí es que por debajo de los órdenes espontáneos hay cosas que en si mismas son ordenables, que pertenecen a cierto orden mudo, en suma que hay un orden.
Este libro bascula pues entre el examen de esos códigos fundamentales -en la parte 1 Tecnoculturas- y el reconocimiento de las demandas de interpretación generales -en la parte 3 Paradigmas. Pero al mismo tiempo reconoce la importancia insustituible de la dimensión del orden puro -examinado parcialmente en la parte 2 Alteridades.

En próximos trabajos habrá que desgranar con mayor fineza y examinar con mayor detalle estas tres dimensiones en el cuerpo consolidado del lenguaje de la Internet ya mucho mas soldado y desarrollado al de la sociedad que la vio emerger y que se transformó a su imagen y semejanza.

Mientras tanto una recesión infernal, la caída de las torres gemelas en USA, la polarización mundial, el devenir gendarme de USA, el fin de la Argentina convertible, cada día se ensañan mas con nuestras capacidades interpretativas y nos dejan estupefactos como al mas desinformado.
Tendremos que apurarnos, a pesar de corralitos, políticos inconscientes y teóricos marcianos. Porque el mundo se acelera y no pegamos una. Pero no por ello debemos perder de vista el tiempo de la reflexión, la sutileza del análisis erudito y apasionado, así como la importancia de tener siempre presente el contexto.

En la comunicación no todo son tecnologías. Pero mucho menos solo palabras. En el entrechocar permanente de los enfoques tecnológico, empresarial y cultural se juega la posibilidad se poner un poco se orden en este caos y de aprovechar mejor lo que tenemos antes de que la entropía nos fagocite como región, país y personas.

Publicado por Piscitelli el Septiembre 15, 2002 11:34 AM
Comentarios
Haga un comentario