Cátedra Procesamiento de Datos.
  Inicio | Programa | Teóricos | Prácticos | Saber Más | ¿Quiénes Somos?

Subsecciones

Convenciones
¿Qué es un weblog
Cómo se usa el weblog. Manual del MT
Enlace externo Enlace externo
Abre el enlace en un popup Abre el enlace en un popup
Enviar un mail Enviar un mail
   

Buscador


Sitios Favoritos Enlace externo

Archivo

El Libro
Alejandro Piscitelli
ISBN: 8497840607
Gedisa - 2005
 
InternetPiscitelli10.jpg


powered.gif
Estás en: Inicio > Institucional > Seminario interno de la Cátedra
Seminario interno de la Cátedra
20.04.2002

uba.gif Una cátedra es un sistema viviente. No se inventa de un día para otro, ni se arma alegremente en forma espontánea. Su existencia supone una combinatoria de relaciones institucionales, académicas, formación personal y colectiva y, sobretodo, una voluntad de aunar criterios intelectuales y organizativos, que redunde en entramados sólidos que alternen la novedad con la permanencia, la creatividad con la solidez, la innovación con la formación. Esta cátedra se creó en marzo de 1996 y se inició con 5 comisiones -actualmente tenemos 10. Han sido parte de la misma un par de decenas de ayudantes y coayudantes. Actualmente está conformada por: Profesor Titular: Alejandro Piscitelli; Profesor Adjunto: Victor Bronstein; Jefa de Trabajos Prácticos: Julia Buta; Ayudantes de Primera: Estela Domínguez Halpern, Gustavo Navarro, Gabriela Sued, Iván Adaime; Florencia Morado; Marcelo Prizmic; Mario Kietkik; Ayudantes de Segunda: Federico Rozenbaum; Florencia Goldsman; Carolina Gruffat; Verónica Fulco; Marcelo Migliazzo, Ariel Vercelli.
Como parte de las actividades de formación de la cátedra estamos desarrollando un seminario interno para docentes en el cual estamos revisando conceptos claves, problemas y cuestiones referidas a las distintas partes de la materia. Para el récord aquí va el contenido temático de la reunión a celebrarse en el día de la fecha.

Seminario de Formacion Interna: Mentes electronizadas
1 Cuatrimestre de 2002

Parte 1 Enfoque desde la mediologia y la historia de la tecnologia Expone Alejandro Piscitelli

La hipótesis central de la materia es que las tecnologías cambian nuestra mente, y que nuestras mentes cambian a las tecnologías. No hablamos de cualquier tecnología en general, sino muy especialmente de las tecnologías que nos permiten pensar.

Analizar histórica y puntualmente estas relaciones exigen que las leamos a la luz de la dialéctica conocimiento/acción. Esta hipótesis -con lo obvia que nos parece- debe ser testeada de variadas formas. Las distintas unidades de la materia apuntan en esa dirección.

¿Era la escritura inevitable, y sino lo era como es que la humanidad después de 90.000 años no pudo sustraerse a su poder? ¿Qué ganamos y qué perdimos con la socialización escritural? ¿Cómo se inscriben la escritura, el alfabeto y la imprenta en nuestra subjetividad, modos de pensar, modos de almacenar la información y en las prácticas cotidianas? ¿Estamos llegando al final de la civilización del texto? ¿Es posible separar a la escritura de la lectura? ¿Termina el advenimiento de lo electrónico con la escritura, pero no con la lectura? ¿La proliferación de herramientas textuales cambiarán nuestros hábitos informacionales? ¿Es posible dejar de pensar linealmente e imaginar un pensamiento y una redacción arborescente o hipertextual? ¿Qué relación existe entre la computación y la visualización de la información? ¿Cuál es el futuro de las lenguas?

El examen preliminar de algunas de esas preguntas y de la respuestas que hoy tenemos disponibles para ellas, nos llevará a su vez a preguntarnos acerca del cambio y de la invariancia, acerca de la organización y la estructura, acerca de la identidad y de los flujos. Ambos géneros de preocupaciones se inscriben en nuestras preocupaciones epistemológicas de siempre acerca de la relación entre conocimiento, tecnología, diseño y evolución social.

Mas puntualmente examinaremos hipótesis recientes que plantean a corto plazo la desaparición de la escritura y de la lectura (de Marvin Minsky a William Crossman) asi como las concepciones mas restrictivas de un Dan Sperber que sostiene que la escritura puede desaparecer de resultas de la revolución cognitiva computacional, pero que ello no sucederá en el caso de la lectura.

Pór ultimo y en forma recursiva plantearemos algunas de las propuestas de la mediología en cuanto a tematizar el pasaje de la logosfera, a la grafosfera y a la videoesfera, y de como estas categorías pueden ayudarnos a entender la actual convulsión alrededor de la hegemonia (¿cuestionada?) de lo escrito.

Parte 2 Enfoque desde la epistemologia Expone Victor Bronstein

Si bien Internet parecería plantear un quiebre en la dinámica de la sociedad y en nuestras percepciones del mundo, no es la primera vez que un nuevo medio o una nueva tecnología promete la transformación radical del modo como nos relacionamos con las cosas.

Ahora bien, ¿es la misma clase de innovación la implantación del código alfabético en el mundo griego ("Para nosotros, los griegos, todas las cosas son formas", Paul Valery, Eupalinos) que el surgimiento de una tecnología (en sentido estricto) como la radio a principios del siglo XX? En 1920, el entonces Secretario de Comercio de los Estados Unidos, Herbert Hoover, anunciaba que la radio era "el sistema que por primera vez en la historia de la humanidad nos permitirá comunicarnos simultáneamente con millones de nuestros semejantes, proveer entretenimientos, instrucciones, visión global de los problemas nacionales", al explicar a los norteamericanos las aceleraciones y cambios que "el nuevo sistema" traía consigo. Y no estaba hablando ni de internet ni de las nanotecnologías. Simplemente del sistema de broadcasting.

En este contexto, hablar de cambio implica hablar de identidad y de definir criterios que nos permitan establecer que cambió y que ha permanecido inalterable. El cambio requiere explicación y, dentro de la ciencia, encontrar las leyes que describen la evolución de los sistemas. O como bien dice R. Thom, la evolución de las formas. (información= dar forma).

"Menester es saber que el conflicto es universal, que la justicia es una lucha y que todas las cosas se engendran por obra de la lucha y la necesidad", Heráclito

¿Por qué, inmersos en la maraña tecnológica, nos parece interesante y hasta válido lo que planteaba Heráclito hace más de 2500 años?

Pareciera que la tecnología sólo rediagrama los antiguos hábitos humanos: vivir en familia, conocer gente, tener amigos, trabajar, búsqueda de reconocimiento social, etc. Usamos el avión para irnos de vacaciones o hacer un negocio o visitar a nuestra familia en Navidad. La televisión no es acaso el espacio donde nos reconocemos y contemplamos las historias de los demás. Cuando chateamos entramos a una habitación donde conversamos con nuestros pares.

Creo que debemos intentar afinar nuestra puntería para plantear las posibles rupturas o postular el surgimiento de una mente electronizada.

Para hacer esto debemos jugar a dos puntas. Por un lado, analizar las nuevas tecnologías e ir estudiando los cambios que puedan ir ocurriendo, pero teniendo en cuenta una limitación fundamental: no se puede hacer investigación on line.

También debemos considerar otra cuestión epistemológica y tener en cuenta los límites del pensamiento inductivo. Que el surgimiento de la escritura haya conformado nuevos modelos mentales no nos autoriza a afirmar que las redes electrónicas, el hipertexto, etc. puedan generar una nueva ruptura. Además, en redes densas surgen propiedades emergentes que son imprevisibles.

La otra punta a tener en cuenta tiene que ver con lo que hemos visto en los otros cuatrimestres acerca del desarrollo de las ciencias y tecnologías cognitivas y el paradigma enactivo. Debemos tener en cuenta el giro ontológico, como lo llama Varela, producido a partir de una progresiva mutación del pensamiento que está terminando con la antigua dominación del espacio social del cartesianismo y que se abre a la conciencia aguda de que el hombre (¿y la tecnología?) y la vida son las condiciones de posibilidad de la significación y de los mundos en los que vivimos. Conocer, hacer y vivir no son cosas separables ni reducibles a una representación informacional del mundo, sino que conforman una danza constructiva donde se asocian el mundo y nuestra identidad.

En esta danza quisiera que introduzcamos algunas estrategias que nos permitan profundizar nuestra comprensión de los fenómenos cognitivos en un ambiente de innovación tecnológica: la distinción entre percepción y sensación.

Mente letrada o electronizada, entramos en una época de fluidez y flexibilidad que trae la necesidad de una reflexión acerca de la manera de cómo los hombres (también las mujeres) hacemos los mundos donde vivimos, y no los encontramos ya hechos como una referencia permanente.

Parte 3 Enfoque desde la sociología de la ciencia Expone Julia Buta

Profundizando la hipótesis -las tecnologías cambian nuestras mentes y nuestras mentes cambian las tecnologías-, me parece que se debe plantear algunas cuestiones centrales

Acordando que la tecnología es una actividad social, logramos comprender que si avanza en algunas áreas y en otras no, ello se debe a las consecuencias que el crecimiento tecnológico produce en la sociedad, y quiénes se benefician de unas y de otras realizaciones concretas. Desde una perspectiva que nos parece más elaborada, la tecnología no es algo que pueda aislarse de la sociedad sino que ambas deben ser pensadas a partir de un proceso de constitución mutua en el cual la sociedad configura la tecnología y, a su vez, la tecnología configura la sociedad. Es decir, pensamos en tecnología y sociedad como una acción recursiva en la cual se moldean conjuntamente, a partir del establecimiento de una recursividad cibernética que se plasma ora en un elemento del par, ora en otro. Ninguna tecnología puede pensarse fuera de su propio contexto social, ni la evolución de ninguna sociedad puede comprenderse sin el camino habilitado por la tecnología. La dimensión tecnológica, la cual puede ser articulada con la dimensión cultural, coevoluciona con la sociedad y los miembros de la misma. Así como la evolución de las especies se vincula con el entorno natural, la evolución de lo humano queda entrelazado al entramado que la tecnología construye incluso en el mundo natural.

Las tecnologías de la información, junto con toda una gama de productos desarrollados, imprimen características imborrables al conjunto de las prácticas sociales. Deslocalizar centros de concentración de información, por tanto de poder, resulta, al menos, una promesa atractiva. La propuesta de construir un orden desde abajo nos seduce: cuando todo está conectado en un red distribuida, todo pasa al mismo tiempo, y mediante un movimiento rápido las acciones se desplazan salteando cualquier autoridad central. Pero tal vez se trate de un liberalismo demasiado extremo que debamos revisar en el cual todos nos vemos iguales. -Si damos por supuesto que todos somos iguales desde el principio, estamos entonces en disposición de seguir las desigualdades que se producen dentro de una red a través de procedimientos tales como la traducción, el interesamiento, el enrolamiento y la creación de puntos de paso obligado. Pero, ¿es esta estrategia tan inocente como parece? ¿hay alguna base para sospechar de la emancipación universal?-, se preguntan unos autores. Al menos debemos pensarlo.

Si la tarea de la epistemología de este siglo consistió en deconstruir las diferencias entre el universo de lo objetivo y de lo subjetivo como ámbitos radicalmente diferentes, pensar en términos de redes incorpora el desafío de borrar absolutamente los límites entre lo interno y lo externo, entre lo natural y lo artificial, entre lo humano y lo técnico. En términos conceptuales, intentar un abordaje desde la noción de red hace caer en desuso incluso la noción de sistema, porque en un sistema se supone que existe la posibilidad de separarlo de su entorno, sobre todo cuando algunos estímulos pueden imputarse claramente como factores que provienen desde afuera. La idea de red borra estas diferencias, planteando borrar límites entre uno y el resto, entre el nosotros y los otros.

Publicado por Piscitelli el Abril 20, 2002 09:52 AM
Comentarios
Haga un comentario